Kitty O’neil, la mujer sorda más rápida del mundo, muere a los 72 años

Cuando tenía 5 meses de edad, un diagnóstico similar de sarampión y viruela dejó sorda a Kitty O’neil, su madre, una ama de casa pudo salvarlo la vida al sumergirla en un baño de hielo, se resistió a enseñarle a su hija el lengua de señas, le mostró cómo leer los labios y formar sus propias palabras, colocando las manos de la niña en su garganta para poder sentir las vibraciones de sus cuerdas vocales.

En los años siguientes, aprendió a tocar el piano y el violonchelo, sintiendo la música a través de sus manos y pies, se formó como la pilota de autos y ganó el reconocimiento. Su entrenador, el medallista de oro olímpico Sammy Lee aseguró a los reporteros que ella era una aspirante a los juegos olímpicos de 1964 en Tokio, parecía estar destinada a la medalla cuando hacia las pruebas olímpicas en el periodo previo se rompió la muñeca y contrajo un meningitis espinal. 
Los doctores le comentaron que ella nunca podría volver a caminar pero dentro de dos semanas, estaba fuera de la cama, buscando una manera de reinventarse, “me enfermé, así que tuve que empezar de nuevo y me aburrí”, dijo a una emisora regional en Dakota del Sur. “Quería hacer algo rápido como velocidad, motocicleta, esquí acuático, cualquier cosa”. 
En 1979 se presento como la doble de Wonder Woman, saltó del techo de un hotel Hilton el Los Ángeles con los brazos abiertos y cayó 127 pies antes de aterrizar en una bolsa de aire inflada.
 
Más tarde, ella rompió su propio récord saltando desde un helicóptero a una bolsa de aire a 180 pies por debajo, ella era una mujer maravilla, dijo su compañera Ky Michaelson, una compañera de acrobacia que diseño varios vehículos que O’neill solía batir records en la década de los 1970.
Le dio crédito a su discapacidad auditiva, mantener la concentración, hablo y leyó con algunos directores que no sabían que era sorda.
Nació en Texas el 24 de marzo de 1946, su padre era un piloto de aviones, él murió en un accidente de avión cuando ella era una niña y su madre trabaja como terapeuta del habla, finalmente ayudó a fundar una escuela especial para los sordos en Wichita Falls, Texas.
O’neil se convirtió en la primera mujer en unirse a Stunts Unlimited, considerada la principal de agencia de especialistas de Hollywood, inspiraron una figura de acción de Mattel y una película de television de 1979, “Silent Victory: The Kitty O’neil Story”, protagonizada por Stockard Channing.
0 Shares:
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

You May Also Like